Imagina que, por un momento, el viento trae hasta tus oídos el lejano sonido de un campanario, escuchas el murmullo de la gente y los niños jugando en la plaza. Levantas la vista y descubres cientos de techos de teja roja que contrastan con el verde profundo de la sierra. El ambiente huele a tierra mojada y entras a una de las preciosas calles coloniales de San Sebastian del Oeste. Ahora no lo imagines, vívelo con nosotros en este apasionante y cultural recorrido por este pueblo histórico a 1,650 metros de altura en la Sierra Madre.

Impresionante ubicación

A sólo 90 minutos de Puerto Vallarta, nuestro recorrido vuela como el viento a través de impresionantes escenarios montañosos. Desde la comodidad de nuestro transporte con aire acondicionado podrás ver escenas cotidianas de la vida rural y algunas de las más impresionantes vistas que México nos puede brindar.

Retrato colonial

Originalmente fundado en 1605, este apartado pueblo minero del siglo XVII alcanzó la cima de su prosperidad durante el XVIII, cuando más de 30,000 personas habitaron la zona. Con los años la población tuvo enormes fluctuaciones debido a que se encontró oro y plata en las minas esporádicamente entre 1600 y 1930.

Agave y Café

Aunque esos años dorados pasaron hace mucho y los pobladores se han alejado, esta bella aldea de montaña de sólo 600 residentes ha conservado su verdadero legado colonial. Como un brillante ejemplo de un antiguo pueblo mexicano, muy conocido por su comercio de maíz y ganado, San Sebastián cultiva ahora café y agave en sus fértiles faldas montañosas.

Un lugar donde el tiempo se detuvo

Con su encantadora plaza empedrada, elegantes construcciones blancas, un escenario para orquesta clásico del Porfiriato, una iglesia del siglo XVIII dedicada a San Sebastián y varias haciendas de ese mismo siglo, disfrutarás una experiencia única en este lugar respetado por el tiempo.

INQUIRE